Mi primera vez de sexo con un chico{128}

Hace cuatro a?os, conoc? a Fernando, un chavo que lleg? a convertirse en un gran amigo y despu?s… Como ?bamos en el mismo colegio y practicabamos el mismo deporte (nataci?n) nos hicimos amigos muy pronto. En el tercer y ?ltimo grado de secundaria ?l me hizo la confesi?n m?s asombrosa que pude haber escuchado.
Un s?bado de noviembre, nos quedamos hasta tarde platicando en los vestidores. Ese d?a yo iba a ir a su casa para almorzar, hacer tarea y divertirnos un rato (nunca pens? que el momento de la diversi?n ser?a tan interesante). Fernando viv?a con su padre, quien era arquitecto y ese mismo s?bado hab?a ido a un viaje de negocios en Toluca.
Su t?a nos har?a de comer y despu?s se ir?a porque un amigo suyo estaba internado en un hospital.
Nos dimos cuenta de la hora, ni siquiera nos duchamos e inmediatamente nos cambiamos. Salimos corriendo de ah? y fuimos a su casa. Cuando llegamos su t?a nos llam? la atenci?n por llegar tarde, nos hizo el almuerzo e inmediatamente se fue. Una vez que terminamos de desayunar, me dijo que si no me quer?a ba?ar. Le dije que s?, tom? mis cosas de mi maleta y me met? a ba?ar.
Mientras me duchaba, o? que Fernando entraba al ba?o y se qued? recargado en la puerta del ba?o. “A?n no termino” le dije y ?l contest?: “Ya lo s?”. Vi su silueta y advert? que se estaba desnudando. Corri? la cortina y entr? conmigo a la ducha.
“Me gustas mucho… me gustan los hombres” y entonces acarici? mi verga. Yo s?lo atin? a quedarme quieto y disfrutar de sus caricias. Me bes?, mientras masturbaba mi miembro. La sensaci?n fue tan agradable que en tres minutos derram? mi leche sobre su mano. No se limpi? con el agua sino con su boca.
Era mi turno de excitarlo y al igual que yo, se vino en pocos minutos. Tambi?n utilic? mi boca para limpiar mi mano. Salimos y nos dirigimos a su habitaci?n. Ah? nos besamos, ?l baj? sus labios por mi cuerpo, hasta llegar a mi polla hinchada y palpitante. Me mam? el pene tan intesamente como si hubiese querido com?rselo.
Despu?s de unos dos o tres minutos, no pude resistir m?s y me corr? en su boca. ?l trag? muy complaciente mi semen, el cual qued? embarrado en sus lindos labios y en su barbilla escurr?an unas gotas. Volvi? a subir hasta llegar a mi rostro y me bes?. Era la primera vez que probaba de mi propia leche y a decir verdad me gust?. Me empuj? suavemente hacia su cama as? que qued? recostado, entonces sent? algo l?quido cayendo sobre la parte baja de mi abdomen. Me d? cuenta que el se corri? casi al mismo tiempo que yo. Con voz suave me dijo al o?do: “El s?lo hecho de pensar que tomas de tu propio semen me pone m?s caliente” luego, del caj?n de su bur?, sac? un cond?n “quiero que me penetres”.
Sin m?s pre?mbulos, me puse el cond?n y lo comenc? a follar. Esto tard? un poco m?s por que dec?a que le incomodaba un poco y que lo hiciera lento. Lo acomod? en posici?n de perro. Su culo era muy angosto, negro y calientito. El gritaba de placer mientras que yo pujaba y me excitaba cada vez m?s. Con una mano sosten?a su culo y con la otra acaricia su miembro regordete, cabez?n y empapado en semen.
Nunca imagin? que aquella ma?ana ser?a la m?s grandiosa en toda mi corta vida. A Fernando, cuyo verdadero nombre no mencionar? por respeto a su anonimato, lo conoc? a los 12 a?os y cuando tuvimos sexo ten?a 15. Cada mes repet?amos la operaci?n hasta que se mud? a Monterrey. Gracias a ?l form? mi bisexualidad.
A todo aquel que me quiera contactar puede hacerlo a mi correo: mateo_piscis7@hotmail.com